sábado, 17 de noviembre de 2012

Los modales del Da’i



Los modales del Da’i



Sheij ‘Abdul-‘Aziz Ibn Baz (rahimahu Allah)


Las etiquetas, los modales y las características necesarias para los Du’aat (aquellos que llaman al Islam) han sido debidamente explicados por Allah (Subhanahu wa Ta’ala) en muchas ayas y en muchos lugares distintos del Noble Qur’an. Y entre esas características necesarias hay:

Primero - Sinceridad:

Por eso es obligatorio para el Da’i tener ikhlas (sinceridad y pureza de intenciones y acciones) por Allah (Subhanahu wa Ta’ala) sin querer presumir ni desear reputación ni anhelar las alabanzas ni los honores de la gente. Más bien, el Da’i debería solamente llamar hacia Allah buscando la Faz de Allah, como Él (el Único libre de toda imperfección) dice,

“Di: Este mi camino. Llamo a (la adoración) de Allah basado en una clara visión.” (Sura Yusuf 12:108)

Y Allah (Subhanahu wa Ta’ala) dijo,

“¿Y qué mejor palabra que la de aquel que llama (a los demás) a Allah?” (Sura Fussilat 41:33)

De este modo, es un deber tener ikhlas y llamar solamente hacia Allah (Subhanahu wa Ta’ala) y esta es la etiqueta más importante y la mejor cualidad; que busques con tu da’wa la Faz de Allah y el Hogar de la Otra Vida.

Segundo – Conocimiento:

Llamar a la gente desde el ‘ilm (conocimiento), y no la ignorancia.

“Di: Este mi camino. Llamo a (la adoración) de Allah basado en una clara visión.” (Sura Yusuf 12:108)

Así, el conocimiento es una obligación esencial para el que llama hacia Allah. Por eso, cuidado en llamar a Allah basándose en la ignorancia, y atención a hablar sin el debido conocimiento. En efecto, la ignorancia destruye, no construye; y causa corrupción, no reformación ni corrección. Así pues –oh, adorador de Allah- teme a Allah y ten cuidado con hablar de Allah sin el debido conocimiento, y no llames a nada excepto después del conocimiento de ello y habiendo comprendido lo que Allah y Su Mensajero (salla Allahu alayhi wa sallam) han dicho. Por tanto, es una obligación para el estudiante de conocimiento y el Da’i tener conocimiento y comprensión de aquello a lo que llaman, sabiendo sus pruebas y evidencias.

Tercero – Suavidad y amabilidad:

Del akhlaq que es necesario tener –oh, Da’i- es ser suave e indulgente en tu da’wa, y ser amable y paciente en ella, como fueron todos los Mensajeros (alayhim assalatu wassalam). Cuidado con ser impaciente, severo y estricto en tu da’wa, mejor sé paciente, suave y amable. Con respecto a esto, algunas de las pruebas ya han procedido, como lo que ha dicho Allah (Subhanahu wa Ta’ala),

“Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera.” (Sura de Las Abejas, 16: 125)

Y Él, el Más Perfecto, dice,

“Por una misericordia de Allah, fuiste suave con ellos; si hubieras sido áspero, de corazón duro, se habrían alejado de tu alrededor.” (Sura de Al-‘Imrán, 3: 159)

Y Él (Ta’ala) dice, con respecto a Musa y Harún (alayhim assalam),

“Y habladle de manera suave, tal vez recapacite y se guarde.” (Sura Taha, 20: 44)

Y el Profeta (salla Allahu alayhi wa sallam) dijo en un hadiz auténtico, “¡Oh, Allah! Quienquiera que es guardián de cualquier asunto que afecta a mi Umma y es benévolo con ellos, entonces sed benévolos con él. Y quienquiera que es guardián de cualquier asunto que afecta a mi Umma y es áspero con ellos, entonces sed ásperos con él” (relatado por Muslim –12/212- a partir de ‘Aisha, radiya Allahu ‘anha).

Por eso, siervo de Allah, es necesario por tu parte que seas amable en tu da’wa y no seas áspero con la gente. No ahuyentes a la gente de la Religión debido a tu dureza, ignorancia u otros comportamientos similares. Al contrario, sé blando, indulgente y paciente; y sé suave y ameno en el discurso, para que tus palabras puedan tener un efecto en el hermano de corazón o en aquel al que diriges la llamada. Entonces la gente apreciará mejor tu llamada e invitación. Pues la severidad indebida causa que la gente se vuelva distante, no cercana; y causa separación, no unidad. Además, es un deber ser amable, ya que el Mensajero (alayhi assalatu wassalam) dijo, “En efecto, la amabilidad no entra en algo excepto si lo embellece ni se aparta de algo excepto si lo desfigura” (narrado por Muslim -16/146- a partir de ‘Aisha, radiya Allahu ‘anha). Y él (alayhi assalatu wassalam) dijo también, “Quienquiera que carece de amabilidad carece de hecho de todo bien y excelencia” (narrado por Muslim -16/145- a partir de Jabir Ibn ‘Abdullah, radiya Allahu ‘anhu).

Cuarto – Dar ejemplo:

Entre las necesarias o más bien obligatorias etiquetas y cualidades que el Da’i debe poseer está el actuar de acuerdo con aquello a lo que está llamando y ser un ejemplo correcto de ello. No debería llamar a algo y luego no hacerlo él mismo, ni llamar a dejar algo mientras él se entretiene con ello. Esa es la condición de los que fracasan (buscamos contra esto el refugio de Allah). Son esos Creyentes que llaman a la verdad, actúan en base a ello y se apresuran hacia lo correcto y evitan lo prohibido los que tendrán éxito y serán recompensados. Allah (Ta’ala) dice,

“¡Vosotros que creéis! ¿Por qué decís lo que no hacéis? Es grave ante Allah que digáis lo que no hacéis.” (Sura de La Fila, 61: 2-3)

Asimismo, Allah (el Único libre de toda imperfección) dijo, al condenar a los judíos por ordenar a la gente la rectitud mientras ellos mismos la olvidaban:

“¿Cómo es que ordenáis a los hombres la virtud y olvidáis incluiros a vosotros mismos que recitáis el Libro? ¿Es que no vais a entender?” (Sura de La Vaca, 2: 44)

Y está comprobado que el Profeta (salla Allahu alayhi wa sallam) dijo, “Un hombre será llevado al Día del Juicio y será lanzado al Fuego del Infierno, entonces se le saldrán los intestinos y él dará vueltas alrededor como un burro gira alrededor de la piedra de molino. La gente del Infierno se agrupará en torno a él y dirá, ‘¡Oh, tal y tal! ¿Qué te ha pasado? ¿No acostumbrabas tú a ordenarnos el bien y prohibirnos el mal?’ Él dirá, ‘Os ordenaba el bien y yo mismo no lo hacía; os prohibía el mal y lo hacía yo’” (narrado por al-Bujari -6/331- y Muslim -18/118- a partir de Usama Ibn Zayd, radiya Allahu ‘anhu).

Esa será la situación del que llama a Allah, ordenando el bien y prohibiendo el mal, mientras hace lo contrario de lo que dice, o dice cosas opuestas a sus acciones (buscamos refugio en Allah contra esto). Además, una de las cualidades más importantes y una de las mayores obligaciones del Da’i es actuar según lo que predica y abstenerse de aquello que prohíbe. El Da’i debería tener un carácter excelente y una conducta digna de elogio, siendo paciente e invitando a la paciencia. El Da’i debería ser sincero en su da’wa y esforzarse en extender el bien entre la gente y protegerlos de la falsedad. Al mismo tiempo, el Da’i debería suplicar por la guía de otros, diciendo, “¡Oh, Allah! Guíalo y concédele la capacidad de aceptar la verdad.” Así, entre los excelentes modales del Da’i se hallan suplicar, guiar y ser paciente con los daños que vienen con esta da’wa.

Cuando el Profeta (alayhi assalatu wassalam) fue informado de que la tribu de Daws se había vuelto desobediente, dijo, “¡Oh Allah! Guía a Daws y condúcelos” (narrado por al-Bujari -6/105- a partir de Abu Hurayra). Por ello, el Da’i debería pedir la guía y la capacidad de aceptar la verdad para aquel al que está llamando, y debería ser paciente y animar a la paciencia en esto. No debe desesperarse ni sentirse desesperanzado, ni decir nada si no es lo bueno. No debe ser áspero o estricto, ni tendría que decir una palabra que pueda causar aversión a la verdad. Sin embargo, si alguien comete agresión y opresión, tiene que dar entonces un trato diferente a la gente así, pues Allah (Ta’ala) dice:

“Y no discutas con la gente del Libro sino de la mejor manera, a excepción de los que hayan sido injustos.” (Sura de La Araña, 29: 46)

De este modo, un hombre injusto, que se opone a la da’wa mediante el mal y la enemistad e intenta causar daño, tiene que ser tratado de una manera diferente. De ser posible, una persona así tendría que ser encarcelada o algo similar a eso (dependiendo de la naturaleza de su oposición a la da’wa). No obstante, mientras no cause daño, es tu obligación ser paciente y evaluarte a ti mismo y debatir con él en los mejores términos. Si esa persona causara cualquier daño personal, entonces ese daño debería soportarse con paciencia, como hicieron los Mensajeros y aquellos que los siguieron en bondad y virtud, resistiendo pacientemente tales males.

Le pido a Allah que nos conceda todo el bienestar y la capacidad de transmitir esta da’wa de un modo acertado, que Él corrija nuestros corazones y nuestras acciones, y que nos otorgue el entendimiento de la Religión y firmeza en ella, haciéndonos de aquellos que están bien guiados y guían a otros, que son virtuosos y enseñan a otros la virtud. Él es el Más Majestuoso, el Supremo, el Más Generoso.


Fuente en inglés: http://www.troid.ca/index.php/dawah/methodology-of-dawah/141-manners-of-the-caller
Traducido del inglés al castellano por Ummu Yasir al Isbaniya para el equipo de traducción del forowww.islamentrehermanas.com
Texto en castellano tomado de: http://www.islamentrehermanas.com/t8425-los-modales-del-da-i

No hay comentarios:

Publicar un comentario